top of page

¿QUÉ SUCEDE SI ME QUEDO VIVIENDO EN ESTADOS UNIDOS CON LA VISA DE TURISTA?


Muchas de las personas optan por Estados Unidos como destino al momento de abandonar su país de origen, todo con el objetivo de buscar nuevas oportunidad y mejorar su calidad vida. Sin embargo muchos suelen ingresar a la Unión Americana con una visa de turista y quedarse a vivir en el país, algo que además de ser ilegal, conlleva serias consecuencias.


Es ideal comprender que si las circunstancias requieren una estadía más prolongada en Estados Unidos, se puede solicitar una extensión del permiso de la visa de turista con 45 días de antelación al vencimiento, completando el formulario I-539 y pagando la tarifa correspondiente en dólares.


Aunque la búsqueda de una mejor calidad de vida, empleo y oportunidades educativas es comprensible, el respeto por las reglas de la visa de turista puede marcar la diferencia entre una estancia exitosa y una pesadilla.


Si en dado caso las autoridades descubran que una persona ha excedido su tiempo de permanencia autorizado, enfrentará la posibilidad de ser deportado a su país de origen sin previo aviso, sin oportunidad de recoger sus pertenencias ni de despedirse de sus seres queridos.


Quienes optan por ignorar las fechas de su permiso de visa de turismo se enfrentan a graves consecuencias legales, de hecho la legislación de Estados Unidos permite la detención y deportación de personas que violen estos plazos.


Las personas que no respeten el tiempo establecido de su visa de turista pueden ser trasladadas a centros de detención mientras se lleva a cabo un juicio de inmigración y se imponen sanciones o hasta que se complete su deportación.


También la visa de turista será cancelada inmediatamente y el individuo deberá esperar un período estipulado por las autoridades estadounidenses para poder solicitar una nueva visa.


A medida que pasa más tiempo como inmigrante ilegal en EU, la situación se complica, y surgen limitaciones significativas en la realización de trámites migratorios. Además, permanecer más de 180 días y luego abandonar el país conlleva una pena automática de tres años sin posibilidad de regresar. Si la persona supera un año de estancia ilegal, la sanción se extiende a 10 años.


El sueño americano puede ser alcanzado, pero siempre es crucial hacerlo respetando las leyes y regulaciones del país anfitrión.

Comments


bottom of page