top of page

FINANCIERA DEL BIENESTAR OPERA CON RED DE LOS AÑOS 80




Pese a tener como objetivo convertirse en una institución referente en el país, Financiera para el Bienestar (Finabien) reconoció que enfrenta una serie de retos para su migración al mundo digital por la vida útil de sus sistemas y conectividad a nivel nacional.

 

Algunas de sus plataformas datan de los años 80 o no están adaptadas para nuevas redes de conectividad, como la 5G, toda vez que Finabien opera bajo los rieles de la extinta Telecomm.

 

“El desafío de Finabien será que a partir de 2024 las áreas sustantivas para la prestación de servicios estén insertos en procesos continuos de diseño y operación con nuevas y mejores metodologías, transparencia y rendición de cuentas, ya que no se puede esperar más con los mismos modelos de gestión”.

 

A través de su Programa Institucional 2020-2024, publicado en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), el organismo precisó que además de la modernización de sus plataformas, otro reto inmediato está en la consolidación de sus centros de datos.

 

Dichos centros están ubicados en la Ciudad de México y en Tulancingo, Hidalgo. Con la puesta en marcha de ellos, añadió, se tendrá una “alta disponibilidad” de servicios en sucursales, casi de manera ininterrumpida los 365 días del año.

 

“Estamos frente a un gran reto de transformar el antiguo Sistema de Giros Telegráficos en un nuevo sistema que hemos denominado SIBAF, aplicación esencial para la operación de la red de sucursales, y de otras áreas de la Financiera”, puntualizó Finabien.

 

El 24 de octubre de 2022, el presidente Andrés Manuel López Obrador publicó un decreto para que la institución sea la encargada de operar y administrar las redes de telecomunicaciones en el país, así como de dispersar recursos de programas sociales como el de “Microcréditos para el Bienestar”, del cual era responsable la Secretaría para el Bienestar.

 

A inicios de mayo de este año, Finabien también entró al mercado de remesas y hasta octubre se recibieron 2.5 millones de dólares por este medio, aunado a la expedición de 46 mil tarjetas en Estados Unidos y más de 77 mil en México para el cobro de estos recursos.

 

La intención de este proyecto es abaratar el costo por el envío de dinero de los connacionales, pues la institución cobra 3.99 dólares por el envío de hasta dos mil 500 dólares de remesas, en comparación con los 14 dólares que se paga en promedio en otras instituciones, según datos de la Organización de las Naciones Unidas y del Banco Mundial.

 

En los últimos meses también se logró la apertura de tres mil 701 cuentas de Cetesdirecto, uno de los productos de inversión con los que cuenta el gobierno a través de la compra-venta de bonos.

 

“Finabien no compite en el mercado de las telecomunicaciones, sino que complementa el mercado haciendo llegar sus servicios a aquella población que por falta de incentivos económicos en los modelos de negocio no son del interés de los particulares, dado que la lejanía de las localidades incrementa los costos de inversión y de operación con baja rentabilidad”.

Comments


bottom of page