Alfonso Durazo y el renacimiento de Sonora


(Artículo de Opinión)

Por: Rodolfo Camacho


Alfonso Durazo supo de los amaneceres desde muy pequeño. Su padre, don Conrado, los levantaba a él y a sus hermanos asomándose al cuarto con una pregunta:


“¿Cómo quieren que les vaya bien en la vida si se levantan después de que sale el sol?”


En el pequeño Bavispe, población serrana que no llegaba a los mil habitantes en la infancia de Alfonso, levantarse al salir el sol era la cotidianidad para una familia que vivía del trabajo en el campo.


Durazo conoce de amaneceres porque los vio con sus propios ojos desde la niñez mientras se dedicaba a ayudar a su padre.


Recientemente, al iniciar su campaña como candidato a gobernador de Sonora, Durazo dijo que sus principales adversarios electorales habían nacido en tercera base pensando que estaban ahí porque habían conectado un triple.


Se refería a que esos contendientes nacieron ahí gracias a las comodidades y privilegios que les da su pertenencia a familias de la alcurnia local.


Yo diría que Alfonso falló en la comparación: él, de hecho, nació lejos, muy lejos de la cancha de beisbol en cuya tercera base se mecieron suavemente las cunas de seda de Ernesto Gándara y Ricardo Bours.


Lo que propone Alfonso Durazo a las y los sonorenses es un renacimiento; algo similar a lo que el sol hace cotidianamente al iniciar en el horizonte su viaje por el cielo.


Renacer quiere decir abrirle paso a una regeneración de la vida pública de Sonora.


En este estado, a pesar de su luminosa participación en los orígenes de la Revolución Mexicana simbolizada por la huelga minera de Cananea de 1906, el tiempo histórico se estancó en algo que bien merece la denominación de neoprofirismo.


ESTRENA UN AUTO, UN PICK UP O UNA SUV FAMILIAR FORD (HASTA PARA 7 PASAJEROS) EN ESTE 2021, VISÍTALOS O LLÁMALOS SIN COMPROMISO Y HAZ UNA PRUEBA DE MANEJO….


AGENCIA EN CALLE 10 AVENIDA 6 O LLAMA AL CELULAR 63310-6-00-66.